Miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días pusieron a disposición de la comunidad las instalaciones del barrio Lubo, para recibir a personas que requieran aislamiento. Desde la ONG destacaron la permanente intervención de la comunidad religiosa ante la necesidad de los vecinos: “es un gesto que debemos imitar y ponernos todos a disposición de quienes necesitan ayuda en medio de la pandemia” señaló Romina Carrizo, Concejal e integrantes de la institución.

 

Integrantes de la Asociación Creando Nexos visitaron la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, cuya sede fue puesta a disposición de la Comunidad como nuevo centro de aislamiento para casos de COVID-19.

“Son actitudes que deben ser destacadas y reconocidas. Ésta comunidad colabora permanentemente con los más necesitados, y creímos importante ayudarlos acercándoles donaciones de elementos de higiene y barbijos”, señaló la integrante de la ONG y Concejal del Frente de Todos-PJ, Romina Carrizo.

Junto a ella, se encontraban la Dra. Lucía Ferreyra y Natalia Cardozo, por Creando Nexos, quienes fueron recibidas en la iglesia del barrio Lubo por Guillermo Fontes. La organización religiosa puso recientemente a disposición sus instalaciones para que tome posesión el municipio, para que quienes lo necesiten puedan aislarse. Cuenta con espacios distanciados y múltiples habitaciones, que posibilitarán albergar a una buena cantidad de personas.

 

 

“Queremos resaltar y acompañar la labor de la iglesia Jesucristo y de los Santos de los Últimos Días. Estamos muy agradecidos por habernos recibido, y por haber puesto a disposición de los vecinos instalaciones de tal magnitud” sostuvo Carrizo tras la entrega.

Según explicaron, la iglesia participa además de una labor solidaria, ayudando a un comedor organizado por un vecino del barrio Las Campanas. Por eso, aprovecharon la oportunidad para sumar ayuda, y quienes deseen colaborar con Rubén Alegre, responsable del Comedor merendero del Norte, pueden comunicarse al 15 524324.