Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Argentina ocupa el segundo lugar en riesgo de muerte por cáncer de mama en América Latina: mueren alrededor de 20 mujeres por día a causa de esta enfermedad.

 

Debido a que siete de cada 10 mujeres dejaron de realizarse chequeos para prevenir el cáncer de mama, existe una creciente preocupación por la significativa disminución de las consultas médicas, una menor asistencia a las guardias hospitalarias y una reducción importante en la realización de estudios de diagnóstico.

 

 

Esto motivó que el Vicejefe de Gobierno de la Ciudad, Diego Santilli, se involucrara en difundir esta iniciativa de concientización. “Queremos que todas las mujeres y/o grupo de riesgo sepan que pueden realizarse sus controles anuales (mamografías, ecografía mamaria, entre otros) durante la cuarentena, solicitando turno en Hospitales Públicos, Centros de Salud, Sanatorios o instituciones privadas”, destacó en su visita al Hospital Alvarez, en el barrio de Flores.
Allí, conversó con el Dr. Mario Madaferre, Director Médico del hospital y Laura Cordero, Subsecretaria de Atención y profesionales del área, con quienes analizó la problemática actual sobre la disminución de chequeos realizados durante la pandemia y aislamiento obligatorio.

Acompañaron esta acción, Giselle Rumeau, Subeditora en El Cronista y autora de “Una mujer en pedazos” libro que escribió luego de que fue diagnosticada con cáncer de mama, Ana Borbolla, diseñadora de indumentaria y creadora de la marca “Hijas de María”, que nació luego de que le hagan una mastectomía, Mery Alvarez, creadora junto a Ana Barbolla del blog “El Hilo Rosa”, un espacio que une a muchas mujeres que atravesaron y atraviesan el cáncer de mama y Cecilia Ferreres, arquitecta y profesora de yoga que relató en las redes sociales su proceso interno después de una mastectomía a través de dibujos.

“Aunque estemos en cuarentena es importante que las mujeres vayan a realizarse los controles para prevenir el cáncer de mama. Muchas mujeres dejaron de realizarse chequeos”, expresó el Vicejefe, luego de la charla con los especialistas.
Vale recordar que está demostrado que realizar una mamografía anual a partir de los 40 años ayuda a detectar el cáncer de mama en una etapa temprana y así poder salvar vidas.

 

Por esto, la detección temprana es fundamental, ya que los tumores de menos de un centímetro, tienen hasta el 90 por ciento de probabilidades de curación. Y el diagnóstico tardío preocupa a los profesionales. “Un diagnóstico precoz de cáncer de mama puede salvar la vida de 9 de cada 10 mujeres”, confirmó el director del hospital.